Make your own free website on Tripod.com


Perla N0. 406 - Fracc. Guadalupe - C.P. 37380
Tel. (477) 715-0674 / Celular: 044 477 671-2645
Leon, Guanajuato. Mexico.

Principal
Quienes Somos?
Ciclo de Vida de una Empresa
Nacer, Crecer o Morir
Lecturas Recomendadas




EL PODER

Cuando lo nombran líder circunstancial, le conceden autoridad, misma que pondrá de manifiesto el poder que usted tiene para resolver problemas y satisfacer necesidades.
Recuerde, el jefe utiliza la autoridad para obligar a su gente a hacer las cosas, y el líder, para que quiera hacerlas. La diferencia no es solamente semántica; existe un mundo de circunstancias para lograr conquistar la voluntad de la gente.
La autoridad se obtiene por decreto: el poder, hay que generarlo ejerciendo la autoridad. De hecho hay organizaciones en las que la autoridad la sustenta el jefe, pero el poder, su secretaria. En algunos casos el esposo tiene la autoridad y el hijo el poder, etc. A la autoridad no se puede abdicar; al poder, sí, al no ejercerlo.

Para fines de nuestro estudio de las teorías del poder, vamos a clasificar a éste en la siguiente forma.

PODER COERCITIVO

Es el poder ejercido más antiguo de la historia de la humanidad, ya que los grandes imperios lograron su auge y esplendor a través de este sistema, aunque algunos aún lo mantienen vigente, con beneficios palpables y con deterioros dramáticos para los pobladores de los países sometidos a este régimen.

En la época esclavista, el auge del sur de los Estados Unidos fue logrado gracias a este poder. La Gran Bretaña lo mantuvo vigente durante siglos. El pueblo español lo utilizo en toda su extensión, y para el pueblo azteca fue la base de su desarrollo y también de su caída.

En las empresas, aún se sigue utilizando al cambiar la coerción física por la psicológica, a través de la amenaza de despido, que muchos jefes la consideran, erróneamente, como excelente método de motivación, y el cual, por su puesto, conlleva en sí mismo su desgaste, ya que una persona que se encuentra constantemente amenazada con el despido va acumulando tal cantidad de rencor que la productividad de la empresa sufrirá las consecuencias, reflejada en deficiencias, reflejada en deficiencias, errores, ausentismo, venganza en el producto, etc. Y fundamentalmente la renuncia inevitable del subordinado, ya que una persona acorralada en tal sistema sólo tiene dos alternativas: atacar o huir.

Desde luego, el poder de despedir a un subordinado debe obedecer a razones muy poderosas, como podría ser la deslealtad o el desprestigio de la empresa pero ningún modo convertirlo en un sistema de uso normal. Es como tener un arma de fuego en casa, la cual solamente deberá utilizarse en caso de que corra peligro la propia sobrevivencia o la de la familia. El despido debe utilizarse sólo en caso de que el bien común de la organización se vea amenazado.

En una conferencia que di en la universidad de Tamagawa, en Japón recuerdo una pregunta que me sorprendió de los alumnos: ¿En México, en el sistema educativo, el boxeo es una materia obligatoria?. Les pregunté el porqué de la pregunta y me contestaron que, dada la gran cantidad de campeones mundiales que ha producido México en este deporte, imaginan que en nuestras escuelas se le otorga una prioridad especial a esta actividad. Esto me llevó a reflexionar sobre nuestra realidad sociológica: la violencia es un elemento que es necesario considerar en nuestras costumbres.

Cuántas veces hemos escuchado la anécdota del buen samaritano que interviene por que un hombre le está pegando a su mujer y finalmente resulta que, tanto el hombre como la mujer, se suman para pegarle al salvador, por meterse en lo que no le importa, o las exclamaciones de mi Juan ya no me pega porque ya no me quiere, o al mexicano le gusta que lo traten mal. Su origen radica, fundamentalmente, en una ausencia de caricias en la infancia de estas personas, y si no imagine la escena en un hogar muy humilde donde la señora tiene seis hijos: tiene uno en brazos y al mismo tiempo está atareada con el que hacer; uno de los chiquillos pasa corriendo y voltea la olla de los frijoles: en ese momento la mamá echa mano de lo que tenga a su alcance y se lo sorraja en la cabeza. Para ese infante, que normalmente nunca recibe reconocimiento, es una forma de decirle que existe, y ya de adulto parece que tiene un letrero en la espalda, que dice patéenme, por favor. Por supuesto, si todas estas personas en el futuro reciben reconocimiento positivo, se podrá conformar su identidad y no tendrán necesidad de ser maltratados, pero no deja de ser una casualidad que en el medio escolar, social y familiar la violencia sea un poder que se ejerce con mucha frecuencia. En México y en muchos otros países nos sorprenden los congresos del síndrome del niño golpeado, en donde se hace evidente, con estadísticas alarmantes y crecientes, como los padres hacen de este poder el más usual en la educación, que, más que educar, deforma y trauma a sus hijos.

En otros casos también se aplica la violencia con mucha frecuencia, siendo sus resultados a corto plazo, ya que la persona obedece para no ser golpeada, pero a la larga el propio sistema coercitivo lleva el cáncer de su autodestrucción, y con consecuencias nada deseables para quien lo ejerce. La historia testifica el final que han tenido los que en su tiempo lo han ejercido. Los esposos que constantemente se amenazan con abandonarse terminarán por aceptar la proposición, y, mientras esto sucede, las compensaciones de los agredidos se dejarán sentir como una respuesta, quienes para poder defenderse acumulan cuentas por cobrar que en su oportunidad las harán efectivas. Lo mismo sucede con los padres de familia que utilizan los golpes y las amenazas con sus hijos; a ellos también les llegará la hora de liberarse. En la función social, el amigo que hace valer su autoridad a través de golpes, encontrará a su tiempo la respuesta a la siembra lograda.

Este poder tiene un final cierto: atacar o huir, y mientras esto no suceda, su compensación es el sabotaje por parte del agredido.


PODER DE RECOMPENSA

Ante la crisis del poder coercitivo, surge el poder de recompensa, basado en la premisa de sí no lo quieres hacer por miedo, hazlo por interés.

Si partimos del concepto de que todos los seres humanos somos seres necesitados, y a través del descubrimiento de satisfactorias se van despertando en nosotros mayores necesidades, el poder de recompensa ha tenido un gran impacto en el mundo de la motivación, aunque tiene el problema se ser efímero, ya que, una vez lograda la recompensa, desciende considerablemente, a menos de que se presente inmediatamente una nueva recompensa, igual o más atractiva que la anterior.

El aspecto positivo de la aplicación de este tipo de poder en que es necesario recompensar al ser humano por sus logros, y, cuando la recompensa es económica, sabemos que el subordinado podrá satisfacer adecuadamente sus necesidades, evitando con esto que busque otro trabajo: fomentará la estabilidad y la baja rotación en las empresas, pero cuando el único sistema de motivación es el de compensaciones económicas, corremos el riesgo de convertir a nuestros seguidores en auténticos mercenarios, y a menos de que haya promesas económicas, la gente hará las cosas.

Los impactos se dejan sentir por igual en todos los desempeños de vida del líder, convirtiendo la relación con sus pareja en una asociación mercantil: a los hijos solamente se les moverá por interés económico, a los amigos se les atraerá por las promesas de mejoría económica, pero no por empatía o amistad genuina.

Este poder se agota cuando el otro pierde interés o encuentra otro líder con mayor capacidad de recompensa, y mientras esto sucede y al seguidor le interese "lograr la zanahoria" puede auxiliarse del engaño para obtener fácilmente la recompensa.

PODER DE REFERENCIA

Tal vez es el poder que pudiéramos identificar con el sistema político nacional: el influyentismo. Quien es capaz de oponerse a un charolado de prepotencia del Poder Judicial o Legislativo quien tuvo el privilegio de estar emparentado en forma preferencia por el que ostenta el poder, todo ello transmite la referencia, a menos que se tenga la capacidad para resolver problemas y satisfacer necesidades. Hay quien lo ejerce en forma prioritaria. Así tenemos por ejemplo al ejecutivo que hace valer sus órdenes amenazando a sus subordinados con perjudicarlos con la gente de arriba, con la cual tiene magnificas relaciones.

Es indiscutible que las buenas relaciones en la vida nos facilitan muchas cosas, y es deber del líder no menospreciar las buenas relaciones en todos los niveles y saber capitalizar en su momento estos contactos, pero no se puede tampoco considerar que son la panacea para lograr influir positivamente en los demás. Son solamente un buen facilitado y un remo que deberá utilizar con delicadeza, y nunca con prepotencia.

Este poder de agota cuando el seguidor encuentra un líder mejor relacionado o cuando él ya ha logrado las buenas relaciones por si mismo.

PODER DE ESPECIALIZACION

Es el primero de los poderes obtenidos por méritos propios del líder, que a través de los conocimientos adquiridos le da la autoridad de operar en alguna especialidad. Por ejemplo solamente otro piloto se atreve a cuestionar al capitán de un avión por la forma de aterrizar la nave en el mismo momento en que toca tierra, que los que ignoramos esta técnica lo único que hacemos es confiarnos a su pericia. Cuantas veces hemos escuchado en alguna empresa da advertencia de no molestar a determinada persona, pues se corre el riesgo de que renuncie, lo cual seria muy peligroso o perjudicial, porque es el único que conoce tal o cual técnica, y sin él la empresa estaría desamparada.

Es el caso de los médicos, los cuales con cierta facilidad pueden modificar los hábitos de sus pacientes con base en el efecto que nos producen sus recomendaciones, y no solamente eso, sino que algunas medicinas parecen producir ciertos resultados milagrosos, y no es que sus propiedades tengan la virtud de operar milagros, sino que es nuestra mente, el concederle toda nuestra fe a su poder curativo y que gracias al médico y al efecto que nos transmitió pusimos lo mejor de nuestra actitud mental para lograrlo.

Vemos con frecuencia como los geriatras utilizan esta sugestión en sus ancianos pacientes con resultados sorprendentes. En el pasado y hasta la actualidad, algunas plantas, animales y amuletos se les atribuyen propiedades que no poseen, pero que la mente de sus seguidores los convierten en realidades, planteando verdaderas contradicciones científicas. La razón de que los rinocerontes hayan sido casi extinguidos por la creencia de que su cuerno tenía aspectos afrodisiacos, receta muy socorrida en la antigua China, o como el caso de los griegos en el hospital de Esculapio, en Pergamo (actualmente Turquía) en donde encontramos las instalaciones para sugestionar a los pacientes, a quienes les hacían creer que en alguna pócima encontrarían el remedio a sus males, con sus resultados sorprendentes. O el efecto que nos producen los diplomas de algún profesional, o las lujosas instalaciones de un consultorio o el despacho de un abogado, que nos indica que está capacitado para resolver nuestro problema y a quien concedemos nuestra credibilidad y confianza.

El poder de especialización se alcanza a través de muchas horas de práctica para adquirir la capacidad de resolver cierto tipo de problemas, y el seguidor estará con el líder mientras le interese el tema y no encuentre a otro especialista mejor calificado, o cuando sus consejos dejen de darle resultados.

PODER TRANSFORMADOR

Este es el poder que mayor dificultad cuesta obtener, ya que requiere de la fe de los seguidores; al líder lo siguen por la credibilidad que obtuvo: ganó el poder legítimo. Es la máxima aspiración de un líder de excelencia, y éste se logra cuando podemos personificar cabalmente el papel de líder, y no de jefe, como lo planteamos anteriormente, cuando la congruencia se convierte en el instrumento de enseñanza predilecto, cuando el testimonio del líder es muestra palpable de lo que desea realicen sus seguidores, cuando el poder de su ideología enamora y cautiva, cuando su capacidad hace soñar, cuando sus pensamientos desembocan en hechos concretos, cuando sus valores son compartidos apropiadamente y, por supuesto, su capacidad de comunicación es empatica y llena de significados.

La respuesta a este tipo de poder es la fidelidad; la única razón por la que es mermado es porque el seguidor deja de creer en su líder, quien seguramente ha traicionado su ideología y su propia incongruencia se convierte en su más acérrimo enemigo.

El poder legítimo o transformador representa la meta a la que debe aspirar todo líder cognositivo.

¿Se deben usar los diferentes tipos de poder? Si, lo importante es su uso adecuado y positivo siendo por supuesto el más importante el poder transformador y el que menos debe utilizarse, el coercitivo, pero todos representan herramientas muy importantes para el desempeño de un excelente estilo de liderazgo.



Perla 406 - Fracc. Guadalupe - Leon, Guanajuato. - Mexico
Telefono (4) 715 0674 / Cel 044 46 712645
concr@latinmail.com

Inicio - Quienes Somos - Ciclo de vida de una empresa - Nacer, Crecer o Morir.

Lecturas Recomendadas

Necesitamos Lideres No Jefes - El Lider y La Conducta del Grupo - Estres: Positivo y Negativo - El Poder

La Esencia del Liderazgo - Trabajo en Equipo


Diseño: lecarpio@yahoo.com Redes
Internet
Mantenimiento
Capacitacion
Asesoria